Saltar al contenido

PUBLICACIONES

HUÉSPEDES ILUSTRES

DISCURSO DE AGRADECIMIENTO INVESTIDURA HONORIS CAUSA.

DRA. MATILDE GONZÁLEZ LÓPEZ

Excmos. Rectores de la FUH Jorge Luis Gaviria Linares, de Ohío, y Eladia Montañez, de Nueva York; excma. Sra. Carmen Jesús Layva, de España; excmo. Sr. Vicente Díaz Godoy, de Santiago de Chile; excmo. Juan Carlos Navarro, rector espiritual de la diócesis de Tarma y de la FUH; excmo. Sr. Miguel Campos Arredondo, miembro fundador de Lima; excmo. Jorge Ferretto Velándres, canciller de la FUH para Latinoamérica; excmo. Jorge Carrión Rubio, presidente de la FUH; excmo. César Campos Torres; excmo. Marino Valencia Garay, señoras y señores.

Es un verdadero honor para mi recibir esta distinción Honoris Causa por parte de la Fundación Universidad Hispana. Es un verdadero privilegio encontrarme en Lima. A partir de hoy me une el compromiso de aportar a esta institución, en la medida de lo posible, valores espirituales que se fundamenten en el hermanamiento entre España y Perú. Con una vocación más amplia digamos entre España e Hispanoamérica por la importancia internacional que tiene la Fundación. Acepto esta distinción con la idea de los vínculos que arropan las relaciones entre los distintos países.

La primera vinculación fue la lengua española. Cuando los españoles llegaron al continente americano había un número muy elevado de lenguas y dialectos (entre 1500 y 3000, dicen los expertos) y el castellano sirvió para unificar el continente y eliminar las primeras barreras lingüísticas de aquella Babel. Una sola lengua reunió la riquísima diversidad cultural del Virreinato. Como idioma común, el español sirvió para trasladar en primer lugar la literatura y más tarde la historia y la cultura renacentistas a Perú. El español trajo consigo la cosmovisión y categorización del mundo europeo que supo mezclarse con la cultura precolombina produciendo un fenómeno único en el mundo, el mestizaje. Este proceso de mezcla daría una vitalidad a la nueva cultura como no se ha visto en ningún otro territorio ni en ningún otro momento de la historia. El español dio origen a la educación superior en Perú a través de la fundación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y dos años después, en 1553, se creó la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, la facultad más antigua de América. Cierto es que la lengua española sirvió de instrumento principal para propagar la doctrina de la religión católica y para la organización política del Virreinato, pero, a cambio, también sirvió para expandir la vida y las costumbres del viejo mundo e implantó en las provincias peruanas instituciones de progreso. La sociedad de Perú se convertía, así, en una sociedad nueva con pleno derecho. El Virreinato era parte integrante del Imperio, como una provincia más, y ello fue gracias a la educación y a la expansión del español que a día de hoy hablamos casi quinientos millones de personas. Incluso José María Arguedas en 1940 reconocía que el español es el idioma del mestizaje.

Aprender a leer es el acto más importante en la vida de los niños. La magia de traducir imágenes en palabras escritas ayuda a la elaboración de ideas y cambia la percepción del pensamiento, lo hace más rico, más amplio. El asombro y la curiosidad se sacian por medio de la lengua en la que leemos. Los conocimientos adquiridos convierten a todos los seres humanos, sin distinción de raza, credo o género, en seres dignos y con derechos universales. El aprendizaje académico debe buscar la verdad y estar dispuesto a transmitir sabiduría combinada con experiencia. La tarea educativa es la más alta responsabilidad del estudioso, como ya intuyó César Vallejo, maestro entregado para quien el mundo académico no puede replegarse al ámbito elitista universitario. Para el cambio y para el progreso de los pueblos es necesario que los hombres y mujeres de letras aporten sus modestas habilidades.

En este punto, las mujeres son/somos el vehículo perfecto para la transmisión oral y las narraciones tradicionales. Ellas han sido desde siempre las transmisoras de historias y cultura intangible que pueden modestamente inculcar a niños y jóvenes. Humanidades y ciencias de la educación no pueden ir en detrimento de las saberes científicos, al contario, deben ir unidos y aprovecharse mutuamente. Recordemos que la primera dama graduada como médico en Perú fue Laura Esther Rodríguez Dulanto, licenciada en 1900 en la Universidad de San Marcos. Sabemos que la educación mejora la vida de las personas, por esta razón es necesario hacer hincapié en la cultura como mejora de la vida de las mujeres. Solo con conocimientos las mujeres encontrarán progreso y llegarán a ser seres más libres e independientes, personas con capacidad de acción y decisión. Solo la educación las sacará de “la explotación y la noche de la ignorancia” (Clorinda Matto de Turner). Aprovecho la ocasión que se me brinda para hacer un llamamiento especial a niñas, jóvenes y mujeres, para que no descuiden su formación porque de esto depende su independencia. En el mundo global en que vivimos la igualdad de género es un hecho que deben aprovechar. No se trata solo del reparto de tareas domésticas al 50% -que también- sino de ser conscientes y disciplinadas para lograr obtener una formación humanística, personal y diferenciada con el objetivo de ser profesionales y ganarse la vida dignamente. Hay que olvidar el papel de la mujer relegada a un segundo plano. En el siglo XXI las jóvenes deben sentirse vitales porque son importantísimas. Los saberes académicos juegan un papel relevante; la palabra, la historia, deben tender puentes entre culturas y se necesita fuerza de voluntad para progresar. Los avances de la mujer en el ámbito social pasan obligatoriamente por la capacitación personal. Aconsejo, humildemente, a las jóvenes que lean, que viajen, que trabajen y se acerquen a conocer el mundo con todas sus maravillas. Ya lo dijo Cervantes: “el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Uno de los retos a los que se tendrán que enfrentar será compatibilizar trabajo y familia, pero el mayor desafío de las mujeres será la relación consigo mismas, con su libertad y su talento para elegir su profesión, y con la responsabilidad por la deuda que contraigan con la sociedad. Las jóvenes deben tomar sus propias decisiones, deben perseverar y ser consecuentes. Las mujeres formadas, educadas, serán el desafío del porvenir. Porque somos generadoras de futuro, generosas creadoras de experiencia y saberes, además de conservadoras de la memoria y de la cultura de la paz.

Quiero agradecer desde aquí a mi marido Alfonso Aznar su dedicación y estímulo permanente en lo que a estudio y creación literaria se refiere, porque sin su ayuda mi esfuerzo hubiera sido doble y el resultado, seguramente, más escaso.

Invito al claustro de la Fundación Universidad Hispana a visitar España para mantener vivas las relaciones de amistad y de creación. Serán siempre bienvenidos. Por último, reitero mi agradecimiento por la concesión de esta mención honorífica. Ojalá que los esfuerzos de mi modesta persona sirvan para la colaboración y que ésta sea fructífera. Solo espero estar a la altura de este reconocimiento. Muchas gracias.

Lima, 10 de mayo de 2024.

Acto de Honor realizado días previos al Día de la Madre en el Perú.
HUÉSPEDES ILUSTRES EN LA PERLA DE LOS ANDES
50%
Nuestro Presidente FUH es declarado “Huésped Ilustre del Distrito de Huaricolca, Provincia de Tarma, Departamento de Junín”, conjuntamente con nuestra maestra Eladia Montañez Huancaya, por el Alcalde Yerson Ingaruca Esteban. Se vienen proyectos culturales trascendentes para nuestros pueblos olvidados a nivel de Latinoamérica y el área del Caribe. Súmate a nuestra FUH 2024!
NUESTROS ESCRITORES Y PUBLICACIONES
50%
Parafraseos Vallejianos 1982-2023
es_ESSpanish